Operación ultrasónica - Ultramins


Ultramins



Operación ultrasónica

¿Cómo funcionan nuestros transmisores ultrasónicos de cavitación USAF?

Nuestros transmisores ultrasónicos envían constantemente sonido a frecuencias muy altas en el agua, lo que provoca cavitación. La cavitación es la creación de burbujas de gas entre las moléculas de agua, que se hacen cada vez más grandes debido al sonido continuo, eventualmente las burbujas de gas se vuelven inestables e implosionan.

Como puede verse en la figura superior, la implosión provoca una onda de presión de 2.000 bares. La onda de presión se desplaza por el agua a 1.250 m/s, destruyendo los microorganismos presentes, matando las algas y haciendo que se hundan hasta el fondo.

Esto es difícil de ver con el ojo humano, por lo que hicimos el vídeo de abajo, que muestra claramente el impacto de las ondas de presión. Las ondas de presión sólo tienen efecto sobre los microorganismos... y el papel de aluminio porque es muy fino ;-) Estas ondas de presión no tienen ningún impacto en las velas, las paredes, los peces o los mamíferos. En el breve vídeo de abajo se puede ver el impacto al cabo de muy poco tiempo, pero nuestros transmisores suelen estar encendidos las 24 horas del día, los 365 días del año, imagínate el resultado.

 

Ventajas del uso de transmisores ultrasónicos en la horticultura:

El agua de la cuenca se mantiene libre de algas, los filtros deben limpiarse con menos frecuencia y hay muchos menos atascos en las tuberías y los goteros.

Mediante el uso de transmisores ultrasónicos, se contrarresta la formación de biofilm, y el biofilm ya existente se rompe tras la colocación de nuestros equipos.

Más rendimiento y menos pérdidas porque las plantas necesitan gastar menos energía para defenderse de las bacterias, los hongos y los virus del agua.

Se necesitan muchos menos plaguicidas, ya que la calidad del agua mejora considerablemente. En muchos casos, basta con un producto más barato y ecológico.

Los fertilizantes del agua de drenaje pueden reutilizarse.

El agua es un importante factor de propagación, y el uso de nuestros desinfectadores de agua por ultrasonidos hace que esto sea cosa del pasado.

Corto periodo de amortización, ya que las plantas rinden más, tienen menos desperdicio, los fertilizantes se pueden reutilizar y también se necesitan (mucho) menos pesticidas.